fbpx

¿Alguna vez has intentado crear o cambiar un hábito? Seguramente sí. Entonces sabrás que hacerlo puede llegar a ser bastante complicado, ya que los hábitos se forman con pequeñas acciones que al repetirlas por un largo tiempo, nos dan resultados positivos o negativos; al ser prácticas cotidianas, en ocasiones nos resulta difícil identificarlos, incluso ignoramos que existen, esto aplica también en tus fianzas personales, pues no estamos acostumbrados a ver nuestro comportamiento al momento de administrar o gastar el dinero. 

Existen muchos hábitos que dañan tus finanzas personales, a continuación te presento los 5 más comunes: 

No tener un presupuesto

La importancia de tener un presupuesto consiste en controlar tus gastos. Seamos sinceros; es más fácil gastar más de lo que ganamos que tener un buen control de tus gastos. La consecuencia de esto es que dejamos nuestra herramienta más potente para crear seguridad y construir riqueza, prácticamente nuestros ingresos, se filtrarán a través de nuestros dedos. 

No ahorrar

El ahorro es la herramienta más poderosa de las finanzas personales porque sin importar el ingreso de la persona, sin importar que tenga deudas o problemas económicos, siempre se puede empezar a ahorrar. Piénsalo bien, si tomas sólo una moneda de cada diez que entran a tu bolsillo; ¿cambiaría tu estilo de vida?, ¿afectaría tu economía?…. ¡Realmente no! Eso sería lo ideal, ahorrar sólo una moneda de cada diez (el 10% de tu ingreso). 

Piensa en qué gastas; comida, transporte, ropa, renta, esparcimiento, etc… ahora piensa ¿cuánto te quedó de todo lo que gastaste el año pasado?. Si la respuesta es ¡NADA! Significa que le pagaste a todo el mundo menos a ti, trabajas para otros, lo mismo daría que fueras un esclavo y trabajaras para un amo que te da lo necesario para vivir. 

No prevenir

Tener un presupuesto y ahorrar dinero son buenas maneras de crear seguridad y mejorar tu salud financiera. Lamentablemente, seguimos siendo vulnerables a un accidente o una crisis que puede poner en riesgo la capacidad de trabajar y eliminar tus ahorros.

Existen herramientas como los “seguros de vida” que están diseñados para escenarios de este tipo, además del “fondo de emergencias”, donde deberíamos de tener por lo menos tres veces nuestro ingreso mensual para cualquier emergencia. Sin embargo, lo ideal es tener ambos.

Gastar dinero que no has ganado

Hoy en día vivimos en una época donde se vive aceleradamente, esta generación quiere las cosas de una manera instantánea; piénsalo ya no tienes que salir de casa para hacer amigos, o para comprar algo. Como resultado de esto nos hemos vuelto poco pacientes y queremos todo al instante. Utilizamos herramientas como ‘tarjetas de crédito’ para comprar cosas que no podemos pagar en ese momento y decidimos que el dinero que aún no tenemos, será gastado por los próximos 3, 6, 12 y hasta 18 meses. Eso sin considerar si tendremos o no el ingreso.

Pagar el mínimo en tus tarjetas de crédito

Cuando usas una tarjeta de crédito estarás usando dinero extra a tus ingresos, dinero que no es tuyo y tendrás que pagar, por lo que deberíamos de pensar en la tarjeta de crédito como si fuera un préstamo. 

En ocasiones creemos que al pagar el “mínimo” estamos cumpliendo, sin embargo esta es una de las peores trampas donde puedes caer ya que según  Forbes, la tasa promedio en México de las tarjetas de crédito es del 21% por lo que pagar el mínimo, sólo te traerá más deuda. 

Obtener información como esta es un gran comienzo. Ahora es el momento de cambiar tu forma de pensar, empezar a tomar medidas concretas para cumplir con esos objetivos y lograr cambiar tus hábitos.

¿Qué hábito crees que necesitas mejorar en tus finanzas personales?

Cuéntame.

David Lemus.

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.